Recetas simples y deliciosas Rotating Header Image

Locro

RegularBuenaMuy BuenaExcelenteEspectacular! (30 votos, promedio: 3,70 de 5)
locro
Dificultad : Moderada
Ocasión : Evento
Época : Invierno
Porciones : 40
Compartir/Guardar

Se acerca el 25 de mayo, día en que conmemoramos la revolución libertadora de nuestro país de 1810, y el año que viene es el bicentenario del nacimiento de nuestra muy querida Argentina. Para estas fechas tenemos muchas tradiciones, algunas se habran perdido con el tiempo, ya anteriormente compartimos con ustedes la carbonada, pero una de las cosas que no puede faltar para esta fecha es comer el típico locro argentino!
Aquí en la Argentina es una comida que no se suele hacer en los hogares. Por el volumen de ingredientes que necesita, el gran trabajo y tiempo que requiere, se suele encargar en negocios de comida para llevar. Gracias a un lugar como ese, es que les puedo traer esta receta, ya que desde hace muchos años mi yerno se dedica a hacer esta deliciosa comida. El la aprendió de su padre a quien ayudaba cuando tenía que hacer cientos de porciones para vender, y ahora la prepara para la familia y algunos amigos en ocasión de ciertas fechas patrias. No podía dejar de invitarlo a que comparta con ustedes esta receta que es elogiada en grande.
Estas cantidades, como ven, son para más de 40 porciones, que es la receta que prepara mi yerno, así la aprendió y así la hace todos los años. Podríamos haber tratado de dividir las cantidades para presentarles una receta como las que solemos mostrar en este sitio, pero como no se si quedaría igual, preferimos dejarla intacta. Si ustedes quieren tratar, dividan las cantidades y prueben hacerlo, sino ya saben, junten a toda la familia y se consiguen una olla bien grande. :-)

Ingredientes

  • 1 repollo grande
  • 1 zapallo de mas de 2 kg
  • 750 g de maíz blanco
  • 750 g de poroto alubia
  • 1 kg de mondongo
  • 250 g de tripa vacuna
  • 250 g de cuero de cerdo
  • 2 patas de cerdo
  • 1 kg huesos de cerdo
  • 1 kg de cogote de vaca
  • 1 kg de chorizo común
  • 3 chorizos colorados
  • 8 cebollas de verdeo
  • 30 g de pimentón
  • 30 g de condimento para pizza
  • Aceite cant. necesaria
  • Sal a gusto

Preparación

  1. Lo primero que se hace es preparar todo para hervir, y esto se hace de la siguiente forma: a la tripa se le saca la grasa, se le pasa agua por adentro y se limpia bien; los cueritos y el mondongo se cortan en pedazos pequeños. Los huesos se separan todos entre sí.
  2. Se coloca a hervir todo, pero lo mejor es hacerlo por separado y en tandas. Por ejemplo: el mondongo por un lado, los chorizos comunes por otro, después lo que es de vaca y por último lo de cerdo. Este paso se realiza el día anterior y es para desgrasar un poco los ingredientes y acortar la cocción al final.
  3. Cuando tenemos todo hervido, picamos bien chiquito el mondongo, la tripa, los cueritos y la carne que pueda haber en los huesos. También se trata de picar lo más chico posible los huesos, tanto de vaca como de cerdo. Se reservan hasta el otro día.
  4. Además se pican bien chiquito el zapallo y el repollo. Estos se colocan en remojo la noche anterior junto con el maíz y el poroto. Para saber cuanta agua poner, primero echamos todo en el recipiente en que lo vamos a cocinar y luego cubrimos apenas con agua. Esto se deja toda la noche.
  5. El día que van a juntar todo y hacer la preparación final se comienza a cocinar muy temprano, ya que la cocción en cantidades lleva unas 6 o 7 horas.
  6. Cuando vamos a empezar la cocción agregamos a lo que dejamos remojando, el resto de los ingredientes menos los chorizos, que se agregan al plato terminado. Se revuelve continuamente una vez que empezó a hervir.
  7. Para condimentar se prepara aparte una especie de salsa, donde ponemos a rehogar la cebolla de verdeo en un poco de aceite y cuando está lista se le agrega la sal, el pimentón y el condimento para pizza. Esto se le agrega a la preparación principal.

Con el correr de las horas, algunos ingredientes se van deshaciendo, dándole esa consistencia espesa que tiene y otros se tornan blandos y sabrosos al ir mezclándose los sabores.
Es importante revolver continuamente y tener mucha paciencia.

Deja un comentario