Recetas simples y deliciosas Rotating Header Image

Torta de durazno invertida

RegularBuenaMuy BuenaExcelenteEspectacular! (12 votos, promedio: 4,67 de 5)
torta_de_durazno_invertida
Dificultad : Fácil
Ocasión : Cotidiana
Época : Todo el año
Preparación : 20 min aprox.
Cocción : 40 min aprox.
Compartir/Guardar

Días pasados puse los duraznos al natural y desde Tenerife una seguidora del blog me comentaba que le recordaba su niñez en casa de sus abuelos en Mendoza. A mi me sucede algo parecido.
Cada vez que tengo que preparar alguna receta con duraznos, me viene a la memoria mi niñez cuando en compañía de mi hermano mayor, intentábamos comer (a escondidas durante la siesta) algún durazno de las plantas que mi papá cuidaba y protegía con tanto cariño en el patio de casa.
No nos permitía que los cortemos por nada del mundo. El los cuidaba con mucho esmero y los cortaba cuando consideraba que era el momento oportuno.
Tenían un aroma exquisito, son esos recuerdos que quedan grabados en nuestros ojos, olfato y tal vez en las papilas gustativas también. De allí seguramente heredé también el gusto por las plantas.
Y ahora que yo tengo en mi patio una planta que este año ya me dio una docena de duraznos, comprendo lo que el sentía en aquella época, porque a mi me pasa lo mismo.
Los cuidé tanto y estoy atenta a que a nadie se le vaya a ocurrir cortar uno de mis preciados frutos. Aquí les doy otra alternativa para su consumo.
Esta es una torta que queda muy rica y cuando más duraznos le pongan más húmeda saldrá. Espero que les guste y me cuenten su experiencia con esta receta.

Ingredientes

  • Duraznos c/n
  • 100 g de azúcar
  • 4 huevos
  • 100 g de harina leudante
  • 100 g de azúcar
  • 50 g de manteca
  • 1 cdta de esencia de vainilla

Preparación

  1. Untamos con manteca el molde a utilizar y espolvoreamos con azúcar. Ubicamos los duraznos con la pancita para abajo hasta cubrir la base del molde.
  2. Batimos los huevos y el azúcar hasta lograr un punto letra bien esponjoso. Incorporamos harina y vainilla, unimos suavemente con espátula en forma envolvente. Por último agregamos la manteca derretida y terminamos de unir bien.
  3. Volcamos esta preparación sobre los duraznos.
  4. Llevamos a horno suave durante 40 minutos. Pinchamos la masa para ver si está cocinada. Si sale seca es porque ya está.
  5. Retiramos y dejamos unos minutos para entibiar y desmoldamos. Para complacer a los que son un poquito glotones se le pueden hacer una crema chantilly y decorarla.

Deja un comentario