Recetas simples y deliciosas Rotating Header Image

Tallarines verdes

RegularBuenaMuy BuenaExcelenteEspectacular! (8 votos, promedio: 4,63 de 5)
tallarines_verduras
Dificultad : Muy fácil
Ocasión : Cotidiana
Época : Todo el año
Porciones : 4
Preparación : 20 min aprox.
Cocción : 10 min aprox.
Reposo : 30 min aprox.
Compartir/Guardar

Las pastas en casa son un placer imposible de resistir, no solo los domingos, sino cualquier día de la semana. Pero los tiempos han cambiado, ya quedaron al olvido las mesas enharinadas, para darle paso a los productos comprados. Pero ese no es mi caso. Me encanta preparar algo que sé positivamente que es el deleite de la familia, no demanda demasiado tiempo y nos brinda el sabor incomparable de lo “hecho en casa”. Quizás comprarlos hechos sea más práctico, pero a quien no le gusta de vez en cuando sentir el sabor de lo casero y agasajar a toda la familia haciendo algo con nuestras manos y todo nuestro amor?
Hace unos días mi hija tenía ganas de comer tallarines caseros y me pidió que se los hiciera, imposible negarme. Hoy amanecimos con un poco de lluvia y fresco; y como tenía verdura aproveché para hacer estos tallarines verdes que sé que le encantan y de paso los puedo compartir con uds. Debido a que necesitaba hacer mucha cantidad (porque siempre se lleva alguna porción para freezar) yo usé una máquina, pero ustedes los pueden estirar con el palo de amasar y cortar con un cuchillo bien filoso del ancho que les gusten y quedan muy bien también.

Ingredientes

  • 1 taza de acelga hervida y procesada
  • 4 huevos
  • 3 cdas de aceite
  • sal c/n
  • 450 g de harina común

Preparación

  1. Hervimos la acelga y la escurrimos bien. No debe quedar nada de agua, luego la picamos o la procesamos.
  2. Colocamos en un bol, le agregamos los huevos, aceite y sal. Revolvemos bien para unir todo.
  3. Vamos agregando la harina de a poco hasta formar una masa que no se nos pegue en los dedos. La dividimos en 4 o 5 partes y la estiramos, espolvoreando permanentemente con harina.
  4. Dejamos orear durante unos 30 minutos. Si no tienen máquina, enrollamos la masa y cortamos con cuchillo bien filoso. El grosor de los fideos depende de su gusto.
  5. Colocamos una cacerola con abundante agua y le agregamos un poquito de sal. Cuando rompa el hervor agregamos los fideos de a poco y vamos revolviendo con cuchara de madera para que no se peguen.
  6. Dejamos 5 minutos, probamos que estén “al dente”, sacamos y servimos con salsa de tomate o crema.

Deja un comentario