Recetas simples y deliciosas Rotating Header Image

Malfatti de acelga y ricota

RegularBuenaMuy BuenaExcelenteEspectacular! (8 votos, promedio: 4,50 de 5)
malfati_de_acelga_y_ricota
Dificultad : Fácil
Ocasión : Cotidiana
Época : Todo el año
Preparación : 30 min aprox.
Compartir/Guardar

El malfatti es una pasta de origen italiano, también llamados en una época “ravioli senza sfoglia” (ravioles sin masa), dando a entender que era una especie de relleno de pasta pero desnudo, sin recubrimiento alguno. Esto les dio a los malfatti la fama de pasta súper liviana.
Su nombre significa “mal hecho” y de apariencia no son otra cosa que eso, algo mal hecho, sin forma aparente, porque la masa se corta con la mano o se tira de a cucharadas en la cacerola.
Son considerados una pasta y se los puede ubicar entre unos ñoquis desprolijos y unas albóndigas de pasta. Muy sabrosos y por sobre todas las cosas muy fáciles de hacer.
Una opción práctica a la hora de pensar en una comida nutritiva para la familia.

Ingredientes

  • 250 g de harina
  • 300 g de acelga
  • ½ cebolla
  • 250 g de ricota
  • 1 huevo
  • 100 g de queso rallado
  • 1 cdta de orégano
  • sal y pimienta c/n

Preparación

  1. Para que no salgan tan húmedos, en una sartén con un poquito de manteca pongo a rehogar la cebolla y cuando esta comienza a ablandarse incorporo la acelga picada bien chiquita, revolviendo hasta tiernizar. Es un tiempo muy breve, solo algunos minutos. También se puede hervir y escurrir bien o cocinar al vapor.
  2. Una vez cocida retiramos y dejamos enfriar.
  3. En un bol colocamos la ricota, huevo, queso, orégano y salpimentamos. Unimos bien. Comenzamos a agregar harina mientras revolvemos hasta formar una masa bien consistente. Tapamos el bol y llevamos a heladera por una hora. Esta masa se puede preparar el día anterior o se pueden armar los malfatti y congelarlos.
  4. Retiramos la masa de la heladera, vamos tomando porciones, que pueden ser chicas o grandes de acuerdo al tamaño que uno quiera hacerlos, colocamos sobre la mesada y espolvoreamos con un poquito de harina de todos lados para evitar que se peguen.
  5. Llevamos al fuego una olla con abundante agua y sal. Cuando está en ebullición vamos introduciendo tandas chicas (de poca cantidad) para que se cocinen parejo. Revolvemos con cuchara de madera para que no se queden en el fondo.
  6. Cuando el agua comienza a hervir nuevamente y suben a la superficie, cocinamos 3 minutos más y retiramos con espátula o espumadera.

Para llevarlos a la mesa en este caso yo puse un poco de crema en el fondo de una fuente, coloqué allí los malfatti y agregué un poco de crema por arriba. Luego espolvoreo con queso rallado y llevo a un horno fuerte para gratinar.
Queda muy rico con una salsa boloñesa, pero se presta para cualquier otra que les guste.

Deja un comentario