Recetas simples y deliciosas Rotating Header Image

Flor de piel de tomate

RegularBuenaMuy BuenaExcelenteEspectacular! (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
flor_de_piel_de_tomate
Dificultad : Fácil
Ocasión : Cotidiana
Época : Todo el año
Compartir/Guardar

La presentación de un plato es esencial. Por eso, para mejorar su estética podemos valernos de distintos elementos decorativos que tenemos a nuestro alcance todos los días y son muy fáciles y rápidos de hacer.
Sin importar cual sea el plato, con uno de esos “adornos” seguramente llamarás la atención de los comensales. Puedes convertir un tomate en una flor de fantasía en minutos.
Como solo se usa la piel para crear un pimpollo de rosa, la pulpa se puede usar en una ensalada o en una receta de salsa para no desperdiciar el resto.
En la receta anterior del carré a la cerveza pueden verlos y queda muy bien colocar una flor en el medio de una fuente, con las rodajas de arrollado distribuidas simulando pétalos, como se ve en las fotos.

Ingredientes

  • Deben ser tomates bien duritos

Preparación

  1. Utilizando un elemento bien filoso, se pela de la misma forma que una manzana o naranja, con mucho cuidado tratando de que la tira no se corte y que tenga el grosor de una hoja de papel. Es importante que, al quitar la piel, quede en ella la menor cantidad de pulpa posible.
  2. Una vez obtenida la tira, desde donde comenzamos a realizar el corte, vamos enrollando, como enroscando sobre si misma y la misma piel va dando la forma.
  3. Con mucho cuidado vamos abriendo levemente, como si fueran pétalos y damos el efecto deseado. El tamaño de la flor dependerá de la cantidad de piel usada.
  4. Una vez terminada puedes decorarla con hojitas de menta. ¡Se verá excelente!

Importante: Conservar en heladera, cubierta con papel film, hasta el momento de usar. Es conveniente utilizarla el mismo día, ya que el tiempo la va deteriorando.

Deja un comentario