Recetas simples y deliciosas Rotating Header Image

Fajitas de pollo

RegularBuenaMuy BuenaExcelenteEspectacular! (6 votos, promedio: 3,17 de 5)
fajitas_de_pollo
Dificultad : Fácil
Ocasión : Cotidiana
Época : Todo el año
Compartir/Guardar

Esto no es algo que caracterice a la cocina argentina, pero de vez en cuando no está mal improvisar algo similar o hacer una adaptación de comidas de otros paises, con los ingredientes que se consiguen por aquí.
Esta es otra rica forma de preparar carne de pollo, especialmente la pechuga que para muchos resulta muy seca.
El relleno puede ser muy variado, al igual que los condimentos y acompañamiento, de acuerdo al gusto y posibilidades de cada uno. Este que yo hice es rápido, práctico, económico y sano.
Podemos reciclar pollo o carne ya cocinada, cortando en tiritas o trocitos y agregarla a las verduras rehogadas.
Les aconsejo que las prueben, no se van a arrepentir.

Ingredientes

Masa

  • 240 g de harina leudante
  • 70 g de manteca
  • 100 cc de agua
  • 1 cdta de sal

Relleno

  • 1 pechuga de pollo
  • ½ pimiento verde
  • ½ pimiento rojo
  • ½ cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 50 g de queso en hebras
  • sal y pimienta c/n

Preparación
Masa

  1. En un bol colocamos la harina mezclada con la sal y en el centro volcamos la manteca derretida. Comenzamos a agregar el agua, de a poco, mientras vamos uniendo con la mano hasta formar una masa tierna. Dejamos descansar 15 minutos.
  2. Tomamos bollitos de masa y estiramos con palo de amasar, espolvoreando de ser necesario con muy poca harina.
  3. Calentamos una sartén de teflón o plancha bifera, aplicamos rocío vegetal o un chorrito de aceite.
  4. Colocamos la masa y cocinamos de un lado. Utilizando una espátula o elemento similar, damos vuelta y cocinamos del otro lado, sin dejar secar demasiado.

Relleno

  1. Cortamos en tiritas los pimientos, cebolla y el pollo. Picamos el ajo bien chiquito.
  2. Colocamos en una sartén un chorrito de aceite. Agregamos todo junto, salpimentamos y cocinamos unos minutos. El tiempo dependerá del tamaño de los trozos de pollo, que es lo que hay que cocinar.
  3. Cuando vemos que el pollo está cocinado (se pone blanquito), retiramos del fuego y agregamos el queso sobre la superficie de la preparación.
  4. Tomamos un fajita con la palma de la mano, colocamos con una cuchara la preparación en el centro y doblamos al medio, acercando los extremos como para cerrar, sin llegar a ello.

Conviene comerlas recién hechas para que la tortilla esté blandita. En el caso de que se endurezca, podemos calentarla para que tomen la textura original.
Es conveniente hacer todo a la vez. Primero la masa y mientras dejamos reposar un ratito, aprovechamos para cocinar el relleno. Así lo tendremos todo listo en el momento justo.

Deja un comentario